miércoles, 16 de julio de 2014

¿Coincidencias?



El caso de la niña Patricia Flores se internacionalizó en 2010 - ¿por qué?

La Corte Suprema había aceptado los argumentos de la defensa de Odón Mendoza en noviembre de 2009 y anulado su condena por “valoración inadecuada de las pruebas de cargo y descargo”, dando el valor que merecen a los resultados de las pruebas de ADN. Consiguientemente devolvió la causa a la instancia inferior, es decir la entonces Corte Superior de Distrito de La Paz. 

Y, es a partir de aquel entonces, que las cosas salieron, diríamos, de su ritmo normal del tráfico de influencias boliviano. El 27 de mayo de 2010, una ONG internacional, que se llama fundación Women’s Link Worldwide, entró al baile y presentó, junto a otros, una denuncia contra el Estado de Bolivia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). 

Esta fundación tiene oficinas en Madrid/España y Bogotá/Colombia pero todo indica que es una organización estadounidense. Tiene el estatuto 501(c)(3) en Estados Unidos, es decir una exención de pagar impuestos que EEUU reservan a sus nacionales. ¿Por qué, entonces, una fundación estadounidense se mete en un proceso boliviano?

Inicio de 2012, empezó una campaña llamada “Justicia para Patricia Flores” que se volvió un verdadero linchamiento mediático contra Odón Mendoza y que trató de involucrar también a su familia, su verdadera defensa ante el abandono de sus abogados. Desde aquel entonces, la madre de la víctima y sus abogados bolivianos tratan de lavar de toda sospecha a José Luis Flores, violador en serie de niñas convicto, y se evidencia cada día más que hubo y hay intervención extranjera. 

El 23 de marzo de 2012, Mendoza fue nuevamente detenido, en una audiencia ilegal, llamada de medidas cautelares, que se aplica cuando existe la sospecha de que un imputado no se presentará a su proceso o tratará de influir negativamente los testigos. Ahora, él estuvo hasta aquel día con así llamadas medidas sustitutivas que solo pueden ser revocadas (y el imputado remitido nuevamente a la cárcel) cuando incumple con las obligaciones impuestas. Y nunca incumplió, durante más de 10 años, con las condiciones absurdas que tenía que soportar.

En el mismo momento se hizo una intensa campaña mediática con un solo tenor: Odón Mendoza es el principal sospechoso, es decir que él es el (presunto) culpable. Y, desde aquel entonces, la fundación Women’s Link Worldwide sigue con un apoyo sin falla a una campaña de mentiras y destrucción de un hombre humilde que tiene todas las pruebas de su inocencia pero que se queda detenido preventivamente, por segunda vez en el mismo caso, desde hace el 23 de marzo de 2012. 

En agosto de 2012, se hizo la necropsia de la víctima, Patricia Flores, acompañada con una nueva campaña mediática, en Bolivia y, utilizando Internet, en el mundo entero, siempre con el mismo tenor: principal sospechoso, Odón Mendoza – él que, según las pruebas de ADN, es el presunto autor ni fue mencionado. En enero de 2013, el IDIF presentó sus resultados que confirman que José Luis Flores había violado a la niña Patricia, ya que el IDIF había encontrado su ADN en el contenido vaginal de la víctima. También encontró su ADN en el guardapolvo, la polera, la chompa y el panty perteneciendo a la víctima, así como en un pedazo de papel higiénico encontrado en el depósito donde la niña asesinada fue encontrada. En ninguna de las evidencias del crimen, el IDIF halló el más mínimo indicio sobre una posible conexión de Odón Mendoza con el hecho criminal.

Unos días antes del 27 de agosto de 2013, 14 años después de la supuesta desaparición de la niña (hay interrogantes sobre esta fecha, ya que el informe de autopsia indica claramente la data de la muerte como el domingo) – la fundación Women’s Link Worldwide dio inicio a una campaña en Internet, llamada “14 años sin Patricia” – el 27 mismo, desde la mañana, hubo una avalancha de tuits, siempre omitiendo por completo el hecho de que se había determinado claramente, mediante pruebas de ADN hechas por dos distintos laboratorios, a 12 años de intervalo, que el presunto autor es José Luis Flores López, quién vagabundeaba, en el momento del crimen, en las inmediaciones de la escuela donde fue encontrada la víctima.

Estas actuaciones extrañas de una ONG que se dice "una organización internacional de derechos humanos, (…)que trabaja por que la justicia con perspectiva de género sea una realidad en todo el mundo” pero que se inmiscuye en un caso acusando a una persona que tiene todas las pruebas de su inocencia y dejando de lado el presunto autor, nos hace dudar de esta fundación y tratamos de investigarla. Según su página Internet, su presidenta se llama Carmen Oliart Delgado de Torres y es hija de Alberto Carlos Oliart Saussol, un político y abogado del Estado español que ocupó varias carteras ministeriales en varios Gobiernos de la derecha. Entre 1995 y 2004 estuvo asociado al abogado madrileño José Manuel Romero Moreno. 

Ahora, este abogado está muy bien introducido en los círculos de los (ex)-líderes de este mundo, à través la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE). Otra fundación que dice ser “un think tank europeo para la acción global”. El Dr. Romero es vicepresidente de FRIDE, cuyo fundador y hoy en día presidente honorario se llama Diego Hidalgo, también miembro del selecto Club de Madrid. FRIDE había organizado, del 19 al 27 de octubre de  2001 en Madrid, conjuntamente con la Fundación Gorbachev de América de Norte (the Gorbachev Foundation of North America (GFNA), del expresidente ruso), una conferencia llamada “Conference on Democratic Transition and Consolidation”. 

Según su página Internet [1] , más de 30 jefes y ex – jefes  de Estado, además de un centenar de abogados, políticos y expertos académicos, estuvieron presentes, y también, por supuesto, el Dr. Romero. Y, entre este ilustre mundo se encuentra el boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada, en aquel entonces expresidente y en la espera de su reelección, unos meses más tarde. Fue un encuentro con personajes ilustres como ser el estadounidense Bill Clinton, el chileno Eduardo Frei Ruiz-Tagle, el colombiano César Gaviria, el mexicano Ernesto Zedillo, el español José María Aznar, en aquel entonces Presidente del Gobierno de España o el ruso Mikhail Gorbachev. Seguro una excelente oportunidad para conocer a personas que pueden ser útiles en algún momento…

“Goni” está enfrentando cargos por crímenes de lesa-humanidad y está asilado en Washington, DC.  pero sigue siendo buscado en Bolivia y aún se pide su extradición. Hasta ahora pudo evitar ser traído ante la justicia boliviana pero en el futuro esto podría cambiar puesto que una nueva solicitud acaba de ser presentada ante la Justicia de EEUU. Junto a otro ex – presidente boliviano es también parte del así llamado Club de Madrid donde volvemos a encontrar, justamente, la fundación FRIDE, mediante el Sr. Diego Hidalgo. [2]

¿Será que este hermoso mundo del liderazgo mundial tenga algún interés en un caso criminal boliviano? No es imposible que se lo utilice para desestabilizar un gobierno que se posiciona claramente en contra de esta hegemonía. El caso de la niña Patricia Flores podría ser una pantalla – la manera en que la argumentación de la Corte Suprema de Justicia de Bolivia, anulando la sentencia en contra de Odón Mendoza, fue presentada ante la CIDH en octubre de 2010 nos parece sospechosa: cambiar “valoración inadecuada de las pruebas” como lo escribe la Corte Suprema a “mal manejo de las pruebas” no es ninguna equivocación. Esto es deliberado – seguro que la abogada de Women’s Link Worldwide que presentó esta manipulación grosera sabía muy bien lo que hacía y es muy probable que había tenido conocimiento de la totalidad de la sentencia ya que está en Internet desde su publicación en el 2009. 

Es sumamente raro que una ONG “feminista”, cuyo ratio vivendi es presentar casos ante tribunales internacionales, no querrá aceptar las conclusiones de las pruebas de ADN que apuntan sin lugar a dudas a un violador de niñas en serie – psicópata que atacó a una niña hasta dentro del penal donde sirve su condena de 20 años por dos violaciones a niñas de la edad de Patricia Flores. No es precisamente una persona que es del agrado de las feministas, y con razón…

Es entonces posible que la intervención de Women’s Link Worldwide tenga otra razón – no es imposible que se utilice la fundación como tapadera. Resumiendo podemos decir que toda esta politización e internacionalización de un “simple” caso criminal boliviano no tiene gran sentido si no se busca una razón fuerte que podría ser relacionada con el hecho que la antigua élite del país hace de todo para poder evitar ser sancionada por siglos de abusos y corrupción.

¿Será que somos los únicos en tener esta sospecha?

[2] http://www.clubmadrid.org/es

P.S. Acabamos de ver que la Sra. Carmen Oliart Delgado de Torres ya no es presidenta, sino un miembro no más de la junta directiva. ¿Qué habrá hecho para merecer tal degradación?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario